Breaking News
recent

El Poder de la Capitalización. La Importancia de Comenzar Joven a Invertir.

Para muchos inversores, el mayor obstáculo es dar el primer paso. Los inversores exitosos saben que comenzar temprano es una de las mejores cosas que pueden hacer para alcanzar las metas de inversión. Emprender el hábito de invertir temprano puede ayudarlo a prepararse para el retiro jubilatorio o para la educación de sus hijos y permitirle disfrutar la libertad financiera que genera el ahorro de dinero. Y cuanto antes comience, su dinero trabajará para usted durante más tiempo.
 
Quizás alguna vez escuchó un dicho que dice: la mejor oportunidad para plantar un árbol fue hace veinte años; la segunda mejor oportunidad es hoy. Lo mismo sucede con la inversión. Nunca es demasiado tarde para comenzar, pero cuanto antes comience , su dinero podrá trabajar mejor para ayudarlo a alcanzar sus metas financieras, gracias al poder de la capitalización.
 
La capitalización se refiere al incremento de las ganancias que genera la renta. Por ejemplo, si usted invierte $1,000 con una rentabilidad anual de 5%, al cabo de un año la inversión pasará a ser $1,050. Si usted reinverte esos $50, las ganancias que se generarán durante el segundo año, estarán basadas no sólo en los $1,000 originales, sino también incluirán la renta de $50 del primer año. Por lo tanto, con una rentabilidad de 5%, durante el segundo año ganará $52.50, en lugar de $50. La diferencia de $2.50, entre lo que ganó en el primer año y lo que ganó en el segundo, son producto de la capitalización. Al finalizar el segundo año, su inversión habrá crecido a $1,102.50.
 
La reinversión es el mecanismo a través del cual funciona la capitalización. Muchas inversiones contemplan la opción de retirar las ganancias en lugar de volver a invertirlas. Pero si se retiran las ganancias, la capitalización no puede seguir trabajando para usted. Un ejemplo común (y por cierto, extremo) es el de la duplicación de centavos.
 
Supongamos que usted invierte un centavo el 1º de enero cuyo valor se va duplicando todos los días a lo largo de ese mes. Si no reinvirtiera las ganancias que obtiene diariamente, el 31 de enero tendría 31 centavos.
 
Pero si usted reinvirtiera sus ganancias, al 31 de enero sería multimillonario (tendría $10.7 millones para ser exactos).
(Por supuesto, las inversiones que se duplican de un día a otro, no existen.) Pero a lo largo de períodos prolongados, la magia de la capitalización puede producir un crecimiento significativo del valor de una inversión.
 
Observemos algunos ejemplos.
 
 
Ejemplo 1
El siguiente gráfico presenta a tres inversores, cada uno de los cuales invierte $1,000 por año hasta llegar a los 65. Sin embargo, el que comienza a invertir a los 25, invierte un total de $40,000, otro a los 35 invierte un total de $30,000, y otro a los 45 invierte un total de $20,000.
 
Cada uno recibe una renta de 8.5% anual. A los fines de esta ilustración, no se tomarán en cuenta los efectos impositivos e inflacionarios.
 

Conclusión: Gracias a la capitalización, el inversor que empezó antes, se jubila con más del doble de lo que recibe el que comenzó a los 35 y más de seis veces de lo que recibe el que comienza a los 45.
 
 
Ejemplo 2
Aquí tenemos otro ejemplo en el que se comparan a dos inversores. Uno de ellos decide comenzar rápidamente, invierte $1,000 por año durante diez años, desde los 25, y logra una inversión total de $10,000, luego deja de aportar dinero durante los siguientes 30 años. El otro comienza más tarde e invierte durante un período más extenso, $1,000 por año.
 
Comienza a los 35 y continúa hasta los 65, y de este modo logra una inversión total de $30,000. En ambos casos, los inversores reciben una renta de 9.5% anual. A los fines de esta ilustración, no se tomarán en cuenta los efectos impositivos e inflacionarios. El siguiente gráfico resume en dónde se encuentra cada inversor a los 65 años.
 
       
Conclusión: Debido a la capitalización, el que comienza antes puede ganar dos tercios más con sólo un tercio del monto que invierte el que comienza más tarde. Cuanto antes comience, menores serán los ahorros que necesitará para alcanzar su meta.
 
 
Ejemplo 3
Si la educación universitaria de sus hijos constituye una de sus metas a largo plazo, no debe desalentarse a pesar de los altos costos de la universidad. Supongamos que cuando su hijo nace, usted decide comenzar a llevar el almuerzo desde su casa al trabajo en lugar de comprarlo. Según sus cálculos esto implica un ahorro de $4 por día, u $80 por mes.
 
Supongamos que usted invirtió ese dinero en una cuenta que devengaba una tasa de interés promedio de 8% anual. El gráfico a continuación ilustra cuánto tendrá cuando su hijo cumpla 3, 6, 9, 12, 15 y 18 años.
 
Según el Departamento de Educación de EE.UU., más del 75% de los estudiantes que cursan estudios universitarios pagan $9,000 o menos por año en concepto de matrícula y otros aranceles. Por lo tanto, en la mayoría de los casos, con esos $80 mensuales, un joven de 18 años podría tener financiada la educación universitaria.

Conclusión: Gracias a la capitalización los padres que piensan en el futuro se preparan para afrontar los costos de la educación universitaria de sus hijos. Si comienza a invertir con suficiente anticipación, puede alcanzar su meta aun cuando invierta pequeñas cantidades de dinero.
 
Fuente: Invertirconexito.org
 
contadoreseninteraccion

contadoreseninteraccion

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Con la tecnología de Blogger.